A veces las deudas no se cobran por el acreedor

Pues si, por raro que parezca hay deudas que finalmente no se llegan a  cobrar nunca por culpa del acreedor. Hoy en Grupo Recobro lo que vamos a hacer es explicar esto que es real y que algunas veces pasa cuando hay una empresa de recobro intentado conseguir el cobro de impagados. Entre otras razones es por eso que se dice que el acreedor no se tiene que involucrar en el cobro de la deuda pues al final lo único que consigue es provocar en los gestores de cobro un malestar que sin duda pueden hacer peligrar el cobro.

Tener a un acreedor detrás preguntando en todo momento por el estado de su expediente por ejemplo no es lo más recomendables pues al final se pierde un tiempo que se podría estar dedicando al cobro de la deuda.

No obstante el problema realmente no es este, que el acreedor este detrás de la empresa de recobro aunque supone una pérdida de tiempo para la empresa de recobro no influirá prácticamente en el cobro de la deuda.

Lo que si influenciara en el cobro y además para mal es que el acreedor se interponga entre la empresa y el deudor con el objetivo de cobrar deudas.

A lo largo de los años nos hemos encontrado con deudores de todo tipo que han perjudicado el cobro, desde acreedores que no están dispuestos a cobrar mediante quita quedándose finalmente sin cobrar hasta deudores que quieren negociar ellos directamente su cobro no teniendo sentido entonces el haber contratado una empresa de recobro.

¿Qué crees que hará una empresa de recobro que no consigue cobrar una deuda que ya tenía pactada con el deudor porque tu como acreedor no aceptas la quitas propuesta?

Ninguna empresa de recobro trabajara por gusto ni gratis, por tanto que tu como acreedor imposibilites el cobro de esta manera al final tendrá resultado para mal pues no solo no se cobrara la deuda con la quita sino que tampoco sin quita.

Es habitual que cuando esto pase la empresa de recobro deje de lado todas las deudas delegadas por dicho acreedor centrándose en otras deudas que a la empresa de recobros le puede aportar un beneficio. Hay acreedores que digamos son inflexibles a la hora de negociar siendo entonces un problema poder establecer acuerdos de pago con el deudor.

En resumen, cuanto menos flexible como acreedor seas mas difícil será para la empresa de recobro conseguir resultados y por tanto menos tiempo dedicara a tus expedientes.

Porque tu como acreedor has de saber que cuando contratas a una empresa de recobro lo que estás haciendo es delegar al 100% el cobro de la deuda, a partir de aquí tu como acreedor ya no puedes reclamar ninguna deuda a tu deudor sino que seremos nosotros en tu nombre lo que lo haremos.

Quien quiera ser él quien negocie con su deudor tendrá que platearse seriamente el delegar la gestión en una empresa de recobro pues ninguna acepta que sea el acreedor el que tome las decisiones en el cobro pues la experiencia demuestra como al final lo que se consigue casi siempre es no cobrar la deuda.

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario