Cesiones de crédito para tranquilar al acreedor

Cuando entre empresas una empresa debe a otra es normal que en ocasiones el acreedor de por zanjada el recobro de la deuda mediante la cesión de crédito por parte del deudor hacia el acreedor. Las cesiones de crédito pueden ser una opción para finiquitar deuda pero el acreedor que en su día reclamo la deuda tiene que pensar antes si le interesa aceptar esa cesión de crédito o no para cancelar la deuda que el deudor tiene con él.

Es importante tener en cuenta esto ya que si por lo que sea luego la cesión de crédito resulta también en impago ya no le podremos reclamar la deuda al deudor principal pues habrá eliminado su deuda mediante el “pago” de esa cesión. Por ello desde Recobro aconsejamos siempre que el cliente acreedor antes de aceptar esa cesión verifique antes la solvencia del nuevo “deudor” que garantiza la cesión para entonces si aceptar esa cesión o por el contrario rechazarla.

También conviene señalar que si el deudor nos plantea una cesión de crédito para cancelar su deuda y no la aceptamos puede que perdamos la posibilidad de alcanzar un acuerdo por la vía amistosa. Hay que entender que la situación de muchas empresas es de falta de liquidez, sin embargo, al vender a crédito esas empresas pueden utilizar esos cobros futuros para hacer frente a otras deudas que pudieran tener.

Cuando se plantea una cesión de crédito es porque el deudor en ese momento no tiene liquidez para poder pagar la deuda pero sin embargo tiene créditos a su favor de otras empresas que puede ceder hacia el acreedor para que de ese modo cuando la otra empresa pague en lugar de pagarle a él directamente lo haga en las cuentas del acreedor.

Vamos a poner un ejemplo para explicar cómo se suele plantear una cesión de crédito:

Imagina que la empresa DEBO SL no tiene liquidez en un momento dado, sin embargo tiene efectos comerciales (pagares, letras..) por cobrar por valor de 30 000€, a su vez, debido a esta falta de liquidez la empresa DEBO SL adeuda a la empresa “SOY ACREEDOR SL” la cantidad de 10 000€. En consecuencia, la empresa DEBO SL no puede pagar la deuda ya que no tiene liquidez sin embargo tiene efectos por cobrar por valor de 30 000€ haciendo posible la entrega de uno de estos créditos hacia SOY ACREEDOR SL. De esa manera cuando el deudor del efecto comercial pague será SOY ACREEDOR SL la que cobre.

Esta opción ha visto como en los últimos años se multiplicaba siendo una de las opciones tradicionales recuperadas para saldar deudas y evitarse asi tener que reclamar deudas ya sea judicialmente o bien por la vía extrajudicial. No solo eso, con la cesión de crédito el deudor intenta dar un mensaje al acreedor, “no te pago no porque no quiera sino porque no tengo liquidez, pero mira, como se supone tengo que cobrar de estos créditos en el futuro te los cedo y así cobras tu directamente”, es decir, el deudor esta mostrando voluntad de pago.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario