Cierre de empresas sin liquidar

Una de las cosas que más nos sorprende en el sistema empresarial español es ver cómo hay empresas que pueden cerrar con deudas sin haberse liquidado ni tampoco haber concursado. Esto es lo que en España se conoce como el popular “persianazo” a través del cual el empresario una vez ha acumulado demasiadas deudas en su negocio llegando a una situación insostenible decide bajar la persiana de su empresa.

Aquí hay de todo, gente que bajar la persiana de su negocio para al cabo de poco tiempo iniciar una nueva aventura empresarial a través de otra sociedad, hasta emprendedores que dan la batalla por perdida al no haber funcionado su negocio… Lo que si se repite en casi todos los casos es la poca voluntad que tienen los empresarios de hacer frente a las deudas una vez cierran la empresa.

Es decir, no es lo mismo negarse a pagar la deuda mientras que el negocio este activo a cuando la empresa ya está cerrada y no produce ya ningún ingreso.

Por esa razón entre otros motivos nosotros desde Grupo Recobro siempre hemos recomendado a todos nuestros clientes el iniciar el cobro cuanto antes no dando tiempo al deudor a cerrar su empresa.

Una vez se produce el cierre ya es mucho mas difícil el cobro no solo porque el deudor abandona el lugar donde se encontraba (local, oficina…) sino que además porque el deudor ya no le importa demasiado que se le reclame la deuda ya que la empresa deudora no existe y por tanto no se ve afectada de ninguna de las maneras en la reclamación de deudas.

Esto no significa en ningún caso que no se le pueda reclamar la deuda directamente al mismo pues si se puede y de hecho nosotros así lo hacemos, pero no es lo mismo.

En ese sentido en España lo normal es una vez la empresa cierra se deja la sociedad inactiva sin facturar nada más pero tampoco sin liquidarla ni disolverla que es realmente lo que se debería de hacer con la sociedad.

Una empresa que no factura, trabaja, contrata…en definitiva, que solo existe sobre el papel en el mercado se la llama como una sociedad fantasma ya que no aporta nada al sistema empresarial.

Cuando en España se habla de que hay muchas sociedades fantasma es verdad, pero casi todas se dan por este tipo de situaciones, por empresarios que tienen deudas en sus empresas pero como no quieren /pueden liquidarlas deciden dejarlas inactivas.

Legalmente aquí el empresario no lo hace bien ya que una sociedad con deudas debería de cerrarse según las normas mercantiles exigidas sin embargo esto es algo que en la práctica no pasa.

Además si a eso le sumas el hecho de que muchos empresarios no tienen contratada ninguna asesoría o asesor que les vaya asesorando a lo largo de todo el proceso es lógico que al final pasen estas cosas, por desconocimiento o simplemente por falta de ganas el empresario no sigue las normas mercantiles en materia de empresas con deudas.

 Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario