Contratar a comisión también te limita

Aunque sabemos que un porcentaje importante de los acreedores a la hora de contratar quieren hacerlo por la vía “a comisión” desde Grupo Recobro queremos deciros que aparte de que no siempre es posible esto a veces tendríais que plantearos si es esta vuestra opción preferida por encima de otras.

Porque claro, aunque existe la creencia de que las empresas de recobro solo trabajan a comisión esto no es cierto, no hay más que hacer varias solicitudes de contacto a las diferentes empresas de recobro para darse cuenta de esto.

Generalmente contratar 100% a comisión solo es posible con unos porcentajes de cobro altos y siempre y cuando la deuda cumpla una serie de requisitos mínimos como para poder ser contratada.

Te pongo un claro ejemplo.

Una deuda con unos meses de antigüedad y contratada al 40% sobre cantidades recuperadas y deudor 100% localizado no es problema en que sea contratada a comisión ya que la empresa de recobro es consciente de que este tipo de deudas es más probable de que sea cobrada en lugar de otras de las muchas deudas existentes.

Por el contrario una deuda sin deudor localizado, antigüedad o incluso porcentajes de cobro reducidos exigido por el deudor supondrá el tener que desembolsar iniciales para poder contratar con la empresa de recobro.

También hay otro tipo de deudas como por ejemplo pueden ser las deudas por alquiler las cuales siempre exigirán el pago de iniciales para poder ser contratadas.

Por cierto, a aquellos que no sepan lo que son los iniciales deciros que es un dinero que el cliente paga a fondo perdido (es decir no se recupera con independencia de que luego la deuda se cobre o no) y que sirve para cubrir en parte los gastos de la empresa de recobro durante el cobro de impagados.

Digo en parte porque las cosas son como son, los desplazamientos realizados por nuestros gestores de cobro no se cubren con tan solo 300€ entre gasolina, tiempo que pierde el gestor en las visitas…solo siendo esto algo que sirve para cubrir parte de los gastos existentes.

Además, el simple hecho de tener que estudiar una operación de cobro ya supone un coste en tiempo que no en todas las deudas merece la pena el que se haga.

Nosotros aquí lo tenemos muy claro, solo llevamos el cobro a comisión cuando vemos que la deuda merece mucho la pena, en caso contrario siempre se exigirá el pago de iniciales para poder iniciar el recobro de deudas.

Con esto también nos protegemos de los típicos acreedores que contratan con una empresa de recobro aun sabiendo que no van a conseguir resultados seguramente a modo de venganza.

Como a ellos les resulta gratis el contratar les da igual contratar una o decenas de estas empresas de recobro pues consiguen su objetivo.

Por el contrario si tuvieran que pagar para poder contratar con la empresa de recobro se encontrarían con que a lo mejor ya no les supone rentable contratar sabiendo que no van cobrar, porque esa es otra, aquel acreedor que sabe al 100% que es imposible cobrar la deuda nunca pagaría iniciales en la contratación del cobro.

Quien suele pagar es aquel que considera la deuda si se puede cobrar, por algo es.

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario