Contratar el cobro de impagados con un deudor

Tranquilos, no nos hemos equivocado y en lugar de poner acreedor hemos puesto deudor. Hoy queremos escribir un artículo en donde hablamos justamente de esto, que aunque no es habitual en ocasiones se da durante el cobro.

En ocasiones nosotros como empresa de recobro contratamos con el deudor al que le estamos reclamando una deuda el cobro de impagados pues creemos que es algo beneficioso para nuestro cliente.

¿Por qué hacemos esto?

Pues en primer lugar lo hacemos porque a veces es necesario. No siempre el deudor no paga porque no quiere hacerlo sino que hay circunstancias como son los impagos sufridos por este que pueden perjudicar de manera importante a la empresa deudora hasta llegar a un punto en el que ni tan siquiera ella pueda pagar sus deudas.

Es por esto que a veces cuando vemos que al deudor también le deben dinero lo que hacemos es contratar con él como cliente para intentar el cobro de los impagos a sufridos y así en caso de conseguir cobrar será nuestro primer cliente el que cobre en primer lugar.

Prácticamente ninguna empresa de recobro realiza esta  táctica en el cobro haciendo imposible muchas veces el cobro de una deuda.

Un deudor al que le deben 100 000€ por impagos es posible no pueda pagar una sola factura de 5000€ por pequeña que sea. Si no se buscan soluciones beneficiosas para todas las parte está claro que no se podrá hacer nada.

Tampoco esto es algo que lo ofrezcamos a todos los deudores, solo a unos pocos se les da esta posibilidad, que además como es evidente tienen que demostrar mediante documentación .

Generalmente cuando un deudor dice que no puede pagar porque a el también le deben dinero es cuando se les ofrece esta gestión.

Eso no quiere decir que el deudor con la cesión de dichas deudas para su cobro provoque que ya nos olvidemos de él pues no es el caso, esta posibilidad la damos para aumentar las posibilidades de cobro no a modo de eliminar su deuda que tiene con nuestro cliente.

Al fin y al cabo sino puede pasar que deudores que pueden pagar fácilmente sus deudas sabiendo esto en lugar de pagarnos nos entreguen deudas “a cobrar” a modo de compensación pensando que así les dejaremos en paz cuando eso no pasa en la práctica.

Al deudor se le sigue intentando cobrar su deuda hasta que pague o bien consigamos cobrar de sus deudores.

También hay otro tipo de situaciones en las cuales un deudor nos contrata una vez ya ha liquidado su deuda. Es decir, lo que empezó a ser un deudor para Grupo Recobro acabo al final como cliente entregándonos deuda para reclamar por impagos sufridos.

¿La razón por la cual nos contrata cuando hace poco le estábamos reclamando a él una deuda?

Pues seguramente tiene que ver el hecho de cómo nos hemos comportado en el cobro y de la seriedad mostrada durante toda la gestión. Al fin y al cabo el luego como acreedor también querrá obtener el mismo resultado que obtuvo en su momento su acreedor.

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario