Costes indirectos por el impago de deudas

Cuando estamos hablando de un impago es habitual que la mayoría de acreedores solo reclamen la deuda que se les debe como principal no aumentando la cantidad por conceptos que sin duda alguna incrementan el coste del impago.

 Nuestro objetivo en el articulo que a continuación escribimos desde Grupo Recobro es la de explicar algunos de estos costes que si el acreedor quisiera podría repercutir en la deuda.

 Estos costes son reales y afectan de manera negativa al acreedor, si no fuera así nosotros nunca hablaríamos de incrementar la deuda por esos gastos.

 Entre estos gastos podemos hablar acerca del coste de financiación de la empresa. Si resulta que por el impago sufrido la empresa ha tenido que contratar algún producto de financiación para salir del paso luego el acreedor si lo desea puede repercutir dicho gasto en el deudor.

 Te ponemos un ejemplo para explicar esto.

 A una empresa le han dejado a deber una factura de 10 000€, para solventar esta situación la empresa acreedora ha tenido que solicitar un préstamo cuyos gastos totales entre comisiones, intereses …asciende a 2000€.

 Por tanto, aquí la empresa acreedora en la reclamación de la deuda no solo le reclamara los 10 000€ que le deben sino que ademas sumara los 2000€ por los costes indirectos del impago.

 En caso de que no hiciera eso la empresa acreedora aunque al final cobrara los 10 000€ que le adeudan es como si realmente hubiera cobrado solo 8000€.

 ¿Entiendes?

 Los retrasos en los pagos llevan siempre asociados una serie de gastos por tanto sino queremos que al final al cobrar cobremos menos de lo que deberíamos haber hecho tendremos que trasladar el coste al deudor.

 De hecho si nos fijamos todas las grandes empresas de nuestro país trabajan de esta manera, es decir, cuando se produce algún retraso en sus facturas aplican una serie de interés de demora que sirve básicamente para cubrir los gastos por el retraso.

 Claro esta, no siempre es fácil hacer esto pues al intentar esto podemos provocar que el deudor no quiera ni pagarnos la deuda, pero es algo que en la buena practica empresarial se contempla.

 Podemos entender que el deudor luego no quiera que se le incremente el coste de su deuda pero es lo que se debería de hacer en todos los casos y más cuando se puede demostrar los efectos negativos causados en la empresa acreedora.

 ¿Como calcular dichos costes por el impago /retraso en el pago?

Bueno, hay situaciones sencillas como puede ser la solicitud de financiación en donde se puede calcular de manera rápida el coste (intereses por ejemplo) pero en el resto lo que habría que aplicar es un ratio.

 Otra opción es la de incluir en todos vuestros contratos una clausula mediante la cual en caso de retraso la empresa acreedora incrementara en un determinado porcentaje el importe de la deuda por cada mes que pase.

 Vamos, estamos hablando de aplicar unos intereses de demora de igual forma que haría un banco.

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario