Deuda tras la compraventa de empresas

Una de las consultas que nos suelen hacer las personas interesadas en reclamar una deuda es si tras la compraventa de una empresa la deuda se traspasa a los nuevos propietarios o no.

Es algo que además en Grupo Recobro podemos también tratar al ofrecer también la venta de empresas con deudas siempre que estemos hablando de empresas en funcionamiento, que tengan activos y en consecuencia bienes.

En el resto de casos y situaciones no será posible llevar a cabo la venta de una empresa con deudas a través nuestra siendo necesario que acudas a terceras empresas para esto.

Volviendo a la pregunta del artículo, en una compraventa empresarial ¿las deudas se traspasan?

Lo primero es decir que si la deuda la tiene una empresa es la empresa quien tendrá que hacer frente a las deudas que tenía da igual si el propietario ha cambiado o no.

Por esa razón hablar de traspasos en la deuda tras una compraventa realmente no tiene sentido pues el deudor es la empresa.

En consecuencia si compras una empresa con deudas y estas deudas no son liquidadas en el momento de la compra tienes que asumir que tus acreedores podrán reclamarte a ti como nuevo propietario de la empresa, no de manera directa pero si a través de la sociedad.

Pongamos que compras una empresa llamada ” Tengo 100 de deuda SL”.

Si compras la sociedad y esta sigue teniendo la deuda en el futuro te puedes encontrar con que el acreedor reclame a la empresa “Tengo deuda 100 SL”  a pesar de ser tu el nuevo propietario y a pesar de no tener nada que ver con la deuda cuando se origino.

Por esa razón en la compraventa de empresas con deudas lo que nosotros solemos recomendar tanto a vendedor como a comprador es que dejen todo bien atado.

De esa manera podemos evitar muchas de las situaciones que se pueden originar tras la compraventa pudiendo causar problemas a ambas partes.

Depende mucho también del tipo de compraventa que estéis llevando a cabo pues es posible que el comprador haya asumido las deudas de la empresa  a cambio de obtener un mejor precio por la misma.

Si este es el caso como te puedes imaginar el comprador sabe lo que está comprando y el vendedor sabe lo que vende.

La problemática aparece cuando el vendedor vende una empresa por su máximo valor aun teniendo deudas y el comprador piensa que esas deudas no le afectan a el por ser deudas provocadas por al anterior propietario y no es así.

Otra opción que tienes para ir sobre seguro en caso de estar interesado en comprar una empresa con deudas es contratar a una empresa intermediaria de manera que sea ella la encargada de llevar todo el asunto en la compraventa.

A partir de ahí ya es cuestión vuestra el saber cómo llevar a cabo la compraventa, hay personas que deciden asumir las deudas a cambio de un menor precio en la compra, otros en cambio exigen al vendedor antes de compra la eliminación o cancelación de las deudas de la empresa.

Es cuestión de que tanto una parte como la otra decidan como llevar a cabo la compraventa.

Cobro morosos y Cobro impagados

Deja un comentario