¿Deudas prescritas y su reclamación?

A la hora de reclamar deudas hay un tipo de deudas las cuales al tener plazos de prescripción cortos suelen ser más difíciles de reclamar.

No obstante esto es algo que se da en la teoría pero no tanto en la práctica.

Me explico, la mayoría de deudas bancarias por ejemplo incluso teniendo plazos de prescripción ” pequeños” son reclamados posteriormente a este plazo por parte de muchas empresas de recobro.

Ahora bien, estas empresas de recobro suelen ser empresas de recobro telefónico que lo que hacen es reclamar deudas de las entidades bancarias  a través de llamadas constantes, no a través de otros métodos de cobro empleados por empresas como la nuestra siendo lo habitual el recobro presencial de deudas.

El tema de la prescripción por tanto es un asunto realmente espinoso, por la vía del recobro judicial es posible que la empresa acreedora ya no pueda hacer nada pero si a través del recobro extrajudicial de deudas.

Es más, hay un error que suelen cometer los clientes con bastante frecuencia y es pensar que el tema de la prescripción empieza a contar desde el momento que se produce el impago cuando no es así.

Para que en una deuda empiece a contar el plazo de prescripción la empresa acreedora no puede estar reclamando la deuda.

Esto es como cuando hacienda o el estado reclama una deuda, a pesar de tener un tiempo máximo permitido a medida que vaya reclamando se irá posponiendo dicho plazo.

Así pues, si tu acreedor te reclama hace un año, y pasados otros dos te vuelve a reclamar el plazo de prescripción quedara anulado pudiendo en consecuencia durar años y años la reclamación de deudas.

No obstante las entidades bancarias funcionan de una manera diferente, es por eso que cuando tras un par de años ven que no han conseguir cobrar deudas lo que hacen es vender sus deudas en grandes paquetes a las empresas de recobro telefónico.

Estas empresas de recobro telefónico no tienen nada que ver con las empresas de recobro que seguramente conozcas dedicadas al recobro presencial pues se limitan el recobro telefónico.

Ahora bien, si es cierto que estas empresas de recobro lo que hacen es llamar decenas de veces al día al deudor hasta que consiguen alcanzar con el mismo algún tipo de acuerdo para el recobro de impagados.

También es cierto que muy pocos deudores andan mirando los plazos de prescripción de sus deudas pues normalmente no les afecta para nada.

Es decir, antes de llegar al plazo máximo tanto la empresa de recobro como el acreedor en caso de no conseguir resultado habrá dado de baja vuestro expediente.

Una deuda cuyo plazo es de 10 años por ejemplo como te puedes imaginar no habrá ninguna empresa de recobro que esté trabajando durante esos 10 años el recobro pues no tiene ningún sentido.

Si la deuda llega a los 10 años y no se ha conseguido cobrar directamente la empresa acreedora lo da por perdido y punto.

Es por eso que al final el tema de los plazos de prescripción por las deudas generadas no es tan importante como parece.

Cobro impagados y Cobro morosos

Deja un comentario