El cobro extrajudicial de deudas para cuando el deudor es insolvente sobre el papel

Que hay deudores o morosos profesionales que a pesar de disfrutar de un alto nivel de vida luego resulta que no tienen nada a su nombre es algo que todo sabemos. Por suerte para las empresas y autónomos en nuestro país esta situación no es la habitual, es decir, cuando se produce algún impago aunque la intencionalidad se ha demostrado que sigue siendo muy alta lo cierto es que la mayoría de deudores se pueden gestionar fácilmente, al menos así lo vemos desde nuestra empresa de recobro.

En cuanto a las estadísticas a las que hacemos mención esta demostrado que un 67% de los impagos que se producen en España son intencionales, es decir, no es que el moroso no pueda pagar sino que no quiere pagar. Sin embargo ,a pesar de esto la mayoría de estos morosos aunque no suelan tomar en serio al acreedor en el cobro de la deuda sí que suelen tomar en serio a la empresa de recobro cuando les reclama las cantidades. Estos deudores a nosotros no nos preocupan lo mas mínimo ya que aunque muchos ponen excusas o intentan simular situaciones de insolvencia es muy fácil descubrir la falsedad de estas afirmaciones y por tanto seguir reclamándoles la deuda incluso con más insistencia todavía.

De lo que hoy vamos a hablar es de los llamados morosos profesionales es decir un tipo de deudor que básicamente trabaja y vive bajo esa filosofía, no paga nunca sus deudas y encima tampoco se le puede embargar fácilmente. Ante este tipo de casos la única posibilidad es la del recobro extrajudicial de la deuda, dejando de lado la vía amistosa y pasando directamente el recobro más duro en donde no se le da al acreedor casi ninguna posibilidad para que se salga con la suya.

Está claro que dentro de los llamados morosos profesionales los hay de todo tipo, los hay que les da igual todo, los hay también que a las primeras de cambio prefieren pagar la deuda,  evitarse líos…es decir, es como todo, cada expediente de cobro es diferente y por tanto el gestor de cobros tendrá que actuar en base a su experiencia y sus conocimientos para con esa información obtener el mejor resultado.

Es por ello que desde recobro somos claros en ese sentido, el cliente tiene que olvidarse de a quien le reclama la deuda y debe dejar que sea el propio gestor de cobros de la empresa quien la asesore sobre que opción es mejor para iniciar la reclamación de la deuda porque hay que tener en cuenta que no es lo mismo un deudor solvente que uno insolvente, y que aunque en primera instancia el acreedor pueda pensar que su deudor no tiene nada a su nombre luego tras una investigación descubrir como si tiene cosas o bien que incluso es su mujer la que tiene todo el patrimonio y el por su cuenta no tiene nada (muy posiblemente se trate de un caso de alzamiento de bienes). Lo que esta claro es que nadie cmo una empresa de recobro en el cobro extrajudicial de la deuda.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario