El problema de las facturas impagadas puede no serlo tanto

¿Que levante la mano quien tiene alguna factura impagada en su empresa? ¿Te han dejado a deber en los últimos meses /años?¿Qué empresa fue y en concepto de qué? Pues bien, en este articulo te vamos demostrar como el tema de las facturas impagadas se puede solucionar si se saben hacer las cosas bien, lo primero a tener en cuenta en ese sentido es el hecho de que una empresa cuando se encuentra con alguna factura impagada tiene que ver bajo qué forma esta instrumentada la deuda. Esto es muy importante pues no es lo mismo tener una factura impagada que tener una factura instrumentada bajo la forma de pagare, letras de cambio y la cual ha sido impagada también. (pagares impagados, letras de cambio impagadas..)

Reclamar facturas impagadas

Esto es necesario tenerlo en cuenta ya que los pagares y letras de cambio tienen mayor fuerza ejecutiva que solo presentar una factura al cobro, no solo eso, aparte de la fuerza ejecutiva el procedimiento que se sigue es mas rápido y normalmente más eficaz. Por estas razones conviene nada más se produce el impago conocer qué tipo de deuda tenemos para cobrar y cómo podemos hacer el cobro.

También hay que considerar aquellas ventas que se hacen y las cuales no están documentadas con lo que la empresa acreedora se encuentra en una posición bastante complicada si desea iniciar la reclamación de deudas pues en estos casos no se puede reclamar nada (ventas no declaradas…)

¿Cómo evitar las facturas impagadas?

Si por ejemplo como empresa queremos evitar que nos dejen a deber o acabar con facturas impagadas existen multitud de productos financieros los cuales puedes contratar a modo de evitar estas situaciones, por ejemplo el factoring es un producto financiero en el cual aparte de poder el banco o entidad financiera adelantarte los cobros, en caso de que tus clientes no te paguen es el banco quien reclama la deuda, lo importante es que tu cobras. Esta medida por ejemplo puede ser buena para aquellas empresas que venden con plazo (casi todas) pero necesitan adelantar o conseguir un anticipo de facturas.

 El factoring pues puede ser una buena opción, aunque hay que diferenciar entre el factoring sin recurso y el factoring con recurso pues mientras que en uno la entidad financiera se responsabiliza de los cobros, en la otra en caso de impago al final será como si lo hubiéramos sufrido nosotros mismos.

 Claro está, por el tipo de producto que es no todas las empresas pueden conseguir contratar un factoring y de hecho solo el banco lo admite cuando quien tiene que pagar es muy solvente.

Ahora, si por una de esas ya hemos sufrido el impago no conviene alarmarse demasiado, lo primero es decidir si queremos ser nosotros como acreedores los que reclamamos la deuda o bien queremos que sea una empresa de recobro ya sea por vía judicial o extrajudicial la que nos la reclame. Nosotros (no por ser empresa de recobro)  siempre hemos recomendado externalizar el cobro pues las estadísticas demuestran que no es lo mismo que te reclame una deuda una empresa de cobros que el acreedor original.

Piénsalo un momento, su tú fueras el deudor. ¿Qué prefieres, tener detrás al acreedor el cual tiene otras cosas que hacer o una empresa de recobro la cual obtiene su beneficio de cobrar deudas y por tanto la vas a tener detrás día si y día también? Todo dicho.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario