¿Es lo mismo deber al estado que deber a un proveedor?

No es lo mismo y de hecho los deudores son los primeros que lo saben.

Desde Grupo Recobro por tanto te vamos a explicar el punto de vista del deudor cuando lo que tiene son estas dos tipos de deudas, por un lado deudas con el estado, es decir deudas con hacienda, seguridad social y por el otro lado deudas con proveedores y demás empresas.

También es verdad que todo depende del deudor que tengamos delante por que así como hay deudores que les preocupa tener deudas con el estado los hay también a los que todo esto les da absolutamente igual.

De esto es de lo vamos a hablar hoy en Grupo Recobro, de porque unas deudas preocupan más que otras y cual suele ser la actitud de los deudores en el pago de sus deudas.

Porque hay una cosa que esta clara al 100%, si hay un tipo de deuda que aquí el deudor intenta pagar será siempre la del estado.

Qué casualidad que la actitud que toma el deudor en el pago de deudas con el estado nunca sea la misma a cuando tiene que pagar deudas con otras empresas.

La razón de esto es muy sencilla, el estado tiene mucha más infraestructura y capacidad para preocupar al deudor, ya no hoy sino también en el futuro.

El estado por ejemplo como siempre hemos defendido en Grupo Recobro es el peor acreedor que puede tener una empresa por miles de razones.

La primera de todas porque si tienes deudas con el estado no podrás nunca contratar con la administración. Esto es algo que hacienda, seguridad social no permiten como forma de castigar a las empresas deudoras.

Cantidad de empresas de construcción en la época de crisis inmobiliaria tuvieron que cerrar precisamente al perder a sus clientes potenciales, la administración por las deudas contraídas.

Y es lógico actuar de esta manera porque lo que no va a permitir hacienda es que un ayuntamiento contrate con una empresa constructora dándole beneficio económico cuando a ella le deben miles de euros en impuestos no pagados.

A todo esto súmale el hecho de que el estado es rápido embargando de ahí que haya que tomar decisiones rápidas en la solución a estos problemas.

Por el contrario el proveedor o empresa acreedora en la reclamación judicial de deudas todo lo tiene que hacer de manera mucho más lenta.

Aquí no puede embargar como hace el estado sin avisar, no tiene los plazos que tienen hacienda ni seguridad social y por tanto lo tiene mucho más difícil si desea cobrar.

El estado además todo lo hace por procedimiento con lo que no requiere buscar de abogado y procurador con lo que reclamar para ellos es fácil y gratuito.

El acreedor que quiera iniciar el recobro judicial sabe que tiene que pagar para poder iniciar la reclamación de deudas.

Conclusión, el deudor sabe que es mucho peor idea tener al estado como a su acreedor que a una empresa la cual tanto por infraestructura como capacidad de reacción llevara las cosas mucho más lentamente.

Cobro impagados y Cobro Morosos

Deja un comentario