Fraccionar los pagos de la deuda en el cobro de impagados

En el cobro de impagados una de las tácticas mas usadas por parte de las empresas de recobro es la de fraccionar los pagos de la deuda para que de ese modo el deudor pueda ir cómodamente pagando la deuda que ha dejado sin tener que pagar toda la deuda de golpe.

¿Por qué se hace esto y cuál es el objetivo aquí?

El objetivo que persigue la empresa de recobro no solo es uno sino que  son varios, por un lado lo que está buscando es ver la predisposición o voluntad del deudor en pagar su deuda( un deudor que no acepta fraccionar sus pagos en pequeños pagos que puede pagar es porque no tiene ninguna intención de liquidar sus deudas) y en segundo lugar lo que se busca es que el acreedor de la deuda vaya cobrando aunque sea poco a poco.

compra empresas con deudas, venta empresas con deudas, venta empresas en perdidas, venta empresas en crisis, compra empresas e n crisis, compra empresas con deudas, venta activo por pasivo, compra activo por pasivo

Hay un dicho que es completamente cierto, siempre es mejor cobrar aunque sea poco a poco que querer cobrar todo de golpe y nunca hacerlo.

Ese el uno de los errores típicos que cometen los acreedores cuando son ellos quienes reclaman las deudas, por un lado no saben como negociar un acuerdo de pago justo con el deudor y en segundo lugar en muchos casos ni tan siquiera se plantean fraccionar los pagos para hacer mas cómodo el mismo al deudor.

¿Porque no saben fraccionar los pagos correctamente?

Pues porque al no tener la experiencia en el cobro de impagados y cobro de morosos y no saber analizar la situación del deudor no saben adaptar la cuota que se le ponga para que no sea demasiada pequeña y al mismo tiempo que acabe en impago.

Como acreedor tienes que poner una cuota que a ti te salga rentable (una cuota de 100€ /mes para una deuda de 30 000€ como hemos visto firmar a algunos acreedores no tiene ningún sentido pues tardas más de 20 años en cobrar tu deuda) y poner una cuota de 500€/mes para uno que gana 1000€ tampoco tiene sentido pues casi seguro acabara en impago.

Esa es una de las diferencias de que sea un gestor de cobros profesional en la reclamación a que sea el propio acreedor, que el gestor SI SABE cómo adaptar la cuota al deudor.

Se trata de buscar solución a un impago que deudor y acreedor quieren solucionar. Si estuviéramos hablando de un deudor que como hemos dicho antes no quiere pagar sus deudas la opción de fraccionar los mismos ni tan siquiera se tendría que plantear, de hecho tendría que ser el mismo deudor quien nos lo propusiera como forma de liquidar su deuda.

¿En cuánto tiempo se suelen fraccionar los pagos?

No hay tiempo mínimo ni máximo, ni tampoco se establece una acuerdo inflexible. Es decir, puede pasar que el acuerdo conseguido hoy 150€/mes sea modificado en 3 meses a 300€/mes pues el mismo deudor así nos lo pida al mejorar su situación financiera. Todo depende de cómo se haga el acuerdo y las clausulas que contengan.

Lo que sí es evidente es que para una deuda pequeña los plazos nunca podrán ser similares a los de una deuda de importe elevado. Ejemplo: No es lo mismo deber 1000€ y fraccionar el pago que deber 100 000€ y hacer lo mismo.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario