Impagados en comercio y como evitar los mismos

Aunque desde Grupo recobro como empresa dedicada al cobro de impagados y cobro de morosos solemos hablar acerca de las deudas entre empresas lo cierto es que un porcentaje de dichos impagos se da entre empresa y cliente.

Dicho de otra manera, aquí el deudor no es otra empresa sino que es un cliente de la empresa acreedora y normalmente se da en el comercio.

Aquí estamos hablando de aquellas personas que compran en un establecimiento de “confianza”, del barrio….y compran sin pagar porque tienen previsto pagarlo luego.

Si tienes un comercio en donde tu cliente es particular seguro que alguna vez has escuchado frases como “Apuntalo en mi cuenta” “Te lo pago mañana”

En líneas generales la mayoría de comercios aceptan esta fórmula de pago pero siempre y cuando su cliente sea un cliente habitual y sea conocido.

compra empresas con deudas, venta empresas con deudas, venta empresas en perdidas, venta empresas en crisis, compra empresas e n crisis, compra empresas con deudas, venta activo por pasivo, compra activo por pasivo

Si una persona acude por primera vez a un negocio e intenta no pagar el producto / servicio es evidente que el comerciante se negara, ahora, si eres un cliente habitual, aunque no está bien visto por parte de los comerciantes aquellos clientes que actúan de ese modo, si es cierto se suele permitir porque en las mayoría de los casos los mismos siempre cumplen con sus compromisos de pago.

Sin embargo, en ocasiones pasa que el cliente que debe dinero luego no liquida a su acreedor ya sea porque cambia de domicilio, cambia de establecimiento…

¿Qué hacemos como acreedores en estos casos?

Lo primero que tienes que asumir es que las vías habituales de cobro para una deuda entre empresas no son viables para una deuda de este tipo.

¿Por qué?

Pues por la documentación. Al ser deudas pequeñas (bares…) ningún comerciante pide a su cliente que le firme un documento reconociéndole la deuda pues tampoco tiene sentido seamos sinceros.

Por tanto no será viable ni la opción de la empresa de recobro ni la del recobro judicial.

¿Qué podemos hacer ?

Lo único que puede hacer aquí el comerciante son dos cosas, o bien a partir de ese momento no fiar a ningún cliente mas o bien seguir como hasta ahora pero intentando filtrar todavía más a los clientes para evitar en la medida de lo posible futuros impagos.

Opciones 100% eficaces no existen pues ambas tienen ventajas e inconvenientes.

Por ejemplo, la opción de no fiar a ningún cliente si conseguirá eliminar cualquier probabilidad de impago entre nuestros clientes  (si no vendemos a crédito es imposible que nos dejen a deber la mercancía) pero por el contrario casi con total seguridad perderemos clientela.

Si a un cliente de toda la vida que siempre ha cumplido por no tener dinero en ese momento no le fías es posible que no vuelva.

A todos en alguna ocasión nos ha pasado que hemos salido sin cartera y hemos necesitado que el comerciante nos apunte en nuestra cuenta la compra teniendo que pagarla a posteriori.

Con la opción de fiar en cambio se mantiene todo como hasta ahora.

Así pues la pregunta que se tendrían que hacer los comerciantes es, ¿me interesa funcionar de una manera o de otra?

La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla, depende del nivel de morosidad sufrida por mi negocio.

Si un porcentaje alto de las personas que te compran no te pagan (10% hacia arriba) si que se podría cambiar la forma de trabajar, no obstante, los porcentajes de estos impagos suelen ser mínimos en la práctica no llegando al 3% en la mayoría de las empresas.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario