Impagos entre empresa y particular

Aunque una empresa de recobro esta acostumbrada a tratar realmente deudas entre empresas la realidad es que en ocasiones nos toca reclamar deudas entre empresas y particulares. No es lo habitual porque casi nunca un particular puede dejar dinero a deber aunque en ocasiones también se da.

En el artículo que a continuación escribimos desde Grupo Recobro nos gustaría explicar qué tipo de deudas se suelen generar cuando es un particular el deudor y no una empresa.

¿Qué deudas suelen generar los particulares?

Deudas por alquiler: Es una de las deudas habituales que un particular puede dejar a deber. Aquí hay de todo. Hay deudores que simplemente no pueden pagar la deuda porque no tienen capacidad económica, hay otros deudores que son profesionales del impago de alquiler

Este tipo de deudas de hecho son contratadas con bastante frecuencia por parte de los acreedores más todavía cuando ven que no tienen ninguna posibilidad de cobrar sus impagados por su cuenta.

Desde Grupo Recobro este tipo de recobro los solemos llevar por varias vías siendo la habitual el recobro extrajudicial.

La razón aquí es simpe, si se trata de un deudor profesional por juzgado será imposible cobrar teniendo que llevar todos los asuntos extrajudicialmente.

De todas maneras, si como acreedor sabéis que está trabajando, tiene nomina…siempre aconsejamos primero intentar el cobro judicial pues será más factible el cobro.

Deudas por impagos a comercios: Es otro de los motivos habituales por los cuales un acreedor puede contratar con la empresa de recobro. Aquí no estamos hablando de importes pequeños sino de mercancías /productos que fueron vendidos mediante financiación de la propia tienda resultando al final impagada por parte del cliente.

Hay muchas pequeñas tiendas que ofrecen financiación a sus clientes siendo ellos mismos quienes financian las ventas. Estamos hablando aquí de empresas que venden electrodomésticos, televisores, productos de tecnología ofreciendo plazos de pago a sus clientes.

Aquí pasa algo parecido con el caso anterior solo que con una salvedad, la intencionalidad en estos casos si es mucho más elevada.

Un cliente que compra un producto valorado en 5000€ por ejemplo y solo un mes más tarde ya no está pagando la primera cuota del producto es un cliente que casi con total seguridad nunca tuvo intención de pagar dicho producto.

En consecuencia meter aquí una empresa de recobro es la mejor opción desde el punto de vista del acreedor.

¿Judicial o extrajudicial?

Pues es eso depende, si el deudor tiene nomina y está trabajando será mejor opción el recobro judicial por el contrario si el deudor no está cobrando a nivel legal el recobro extrajudicial seria nuestra elección.

❸ Deudas con entidades financieras: Es otra de las deudas habituales que tienen los particulares. De todas maneras hay que decir que la situación en ese sentido ha mejorado de manera ostensible en los últimos años, así como antes había una tasa de morosidad sufrida por financieras superior al 20 % actualmente la tasa ha baja de manera importante.

En cuanto al tipo de deudor aquí casi siempre es fortuito, es poco probable que un particular pida un préstamo a nivel personal no teniendo ninguna intención de hacer la devolución del préstamo.

Cobro morosos y Cobro impagados

Deja un comentario