Impagos forzosos en el intercambio comercial – Impagados

No todas las deudas que son contratadas por parte de los acreedores para ser cobradas son reales pues el motivo del impago ha sido forzoso entendiendo por forzoso que el supuesto deudor no ha pagado la deuda porque tenía un motivo suficientemente claro como para hacerlo.

No estamos hablando aquí de impagos fortuitos ni de impagos en los que el deudor no paga porque no quiere hacerlo aun habiendo hecho uso de lo “comprado”, de lo que estamos hablado es de aquellos deudores que no pagan la mercancía porque esta defectuosa, tiene algún error, y por supuesto no hacen uso de la misma.

En caso de contener la mercancía algún error pero el comprador haber vendido/ sacado una rentabilidad a la misma no podríamos decir que el impago ha sido forzoso puesto que ha hecho uso de lo comprado.

Nos hemos encontrado con algún caso en el que cierto acreedor nos ha contratado para cobrar una deuda la cual estaba vencida y en principio era exigible pero luego al entrar en contacto con el deudor en seguida nos hemos dado cuenta como aquí había poco que reclamar.

De hecho el deudor no había ni tocado la mercancía, quería que el acreedor se la llevase de vuelta a su empresa no habiendo hecho ningún uso de la misma.

En estas situaciones el impago no puede calificarse ni como fortuito ni como intencional, más bien se trata de un impago forzoso pues el supuesto deudor considera que no tiene que pagar por una mercancía en ese estado.

Aquí realmente quien comete el error es el supuesto acreedor primero al entregar una mercancía o servicio en malas condiciones y segundo por haber contratado posteriormente una empresa de recobro para cobrar una deuda que no tendría por que cobrar.

Por ejemplo un caso muy evidente que tuvimos fue por la entrega de una maquinaria a una empresa la cual se comprobó mediante perito como la misma estaba en mal estado. El acreedor había entregado la maquina en tiempo y forma sin embargo ya a las primeras de cambio la maquina dejo de funcionar.

El acreedor aquí lo que hizo fue después contratar una empresa de recobro (nosotros) que aunque al principio si que reclamamos la deuda luego al descubrir esto tuvimos que dejar de lado la misma.

De hecho, la empresa supuestamente deudora seguía esperando a que el acreedor fuera a recoger su maquinaria algo que nunca hizo ni quiso hacer desde el principio pues sabía perfectamente que la maquina estaba defectuosa.

Aunque aquí no reclamamos la deuda al deudor sí que lo hicimos al acreedor pues lo que había hecho era contratar una deuda falsa/inexacta haciéndonos trabajar en un cobro de deudas que nunca se tendría que haber llevado.

También es habitual que se originen deudas de este tipo cuando el acreedor entrega la mercancía pero no en tiempo ni forma.

Aquí pasa algo parecido al punto anterior, si la empresa vendedora no ha entregado la mercancía a tiempo, aunque luego la entregue si la empresa compradora ya no quiere hacer uso de la misma no tendrá porque hacerlo.

Nuestra recomendación aquí es que recojas la mercancía y la emplees en otra venta, nunca la dejes en la empresa deudora sabiendo que tu cliente no la va a pagar y luego finjas que te han impagado pues no es el caso.

Cobro morosos y Cobro Impagados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario