Inquilinos morosos e impagos por alquiler

¿Es lo mismo un inquilino moroso que un moroso profesional? NI mucho menos, mientras que uno tiene la intención de no pagar desde el principio el segundo en cambio deja a deber algún mes de alquiler por una situación económica y financiera delicada, que además normalmente está ligada a un tema laboral (pedida de puesto de trabajo, reducción del salario…)

¿Inquilinos morosos, que hacemos en estos casos?

Pues lo primero que tenemos que hacer es saber diferenciar que tipo de deudor es. Esto es importante, ahora bien, desde nuestro punto de vista ambos deudores lo que no pueden hacer es seguir disfrutando de una propiedad por la que no pagan, aunque el impago sea fortuito esa es nuestra opinión.

¿Por qué?

Pues porque el impago de un inquilino moroso aunque tenga buena voluntad de pagar y no sea un moroso profesional puede poner en una situación financiera delicada a nuestro cliente (acreedor) y teniendo en cuenta que aquí nuestro cliente es el acreedor son sus derechos los que tendremos que defender por encima de cualquier otro. Esto es así.

Lo que si cambia es la forma de proceder en el cobro de impagados y cobro de morosos que no tiene nada que ver en un caso y en otro. Por ejemplo.

En el caso del moroso profesional si se quieren cobrar deudas hay que estar detrás de el continuamente con la salvedad de que aquí no estamos hablando de un deudor de empresas sino que estamos hablando de un deudor por el impago de un alquiler.

¿Que significa esto? Lo que significa es que los impagos por alquiler son más difíciles de gestionar que los impagos entre empresas por mercancías y servicios no prestados ya que en los impagos por alquiler el deudor no se ha lucrado económicamente, si ha disfrutado de un inmueble gratis pero no ha obtenido beneficio económico.

En cambio el deudor que viene de la empresa si se ha lucrado normalmente porque ha comprado algo (que además luego suele vender obteniendo un beneficio económico) por lo tanto se supone es más probable que el deudor aquí tenga más recursos con los que pagar la deuda.

El beneficio que ha obtenido no pagando a sus proveedores suele destinarse finalmente a pagar las deudas cuando hay una empresa de recobro detrás, claro esta, solo paga las del acreedor que tiene contratada la empresa de recobro pues nuestro gestor de cobros no tiene porque conseguir que el deudor pague al resto de acreedores, solo buscamos el cobro de nuestro cliente.

Otro factor a tener en cuenta es el hecho de que normalmente los inquilinos morosos que son profesionales en esto de la morosidad suelen ser personas a las que no se las puede embargar de ninguna de las maneras ya que no cuentan con ingresos en forma de nomina/pensión, haciendo pues mas difícil el cobro.

¿Qué recomendamos en estos casos?

Si se trata de un moroso profesional está claro que el recobro extrajudicial tiene que ser nuestra opción, ahora bien, el deudor tiene que estar perfectamente localizado y en caso de seguir viviendo en la vivienda impagada el recobro no será gratis.

Deja un comentario