La voluntad del deudor lo es todo

En el recobro extrajudicial de deudas cuando como empresa de recobro se le reclama la deuda a un deudor hay que tener en cuenta que en gran medida dependemos de la voluntad del deudor en pagar sus deudas.

Es cierto que con la forma de actuar en el recobro extrajudicial de deudas se puede cambiar la intención del deudor pero esto nunca es seguro.

¿Que significa eso de cambiar la intención del deudor?

Muy fácil, hay deudores que hasta que no acude una empresa de recobro en el recobro extrajudicial no está dispuesto a pagar sus deudas.

Es decir, aquí la empresa de recobro le hace cambiar de idea siendo ahora el deudor quien quiere pagar sus deudas.

Porque ninguna empresa de recobro obliga a los deudores a pagar deudas, solamente les hace ver que esta es la solución ideal para evitar los problemas que los gestores de cobro le están causando. Ni más ni menos.

Y gracias que existen estas empresas de recobro en nuestro país pues en caso contrario la tasa de morosidad seria todavía mucho más alta de lo que ya es.

Esto es algo que sobre todo podemos ver en las deudas empresariales no siendo para nada similares las deudas de los particulares.

Así como un particular cuando debe dinero es porque esta atravesando de verdad una situación financiera difícil en las empresas por el contrario ocurre todo lo contrario, es decir, aquí la empresa muchas veces no tiene ninguna intención de pagar sus deudas.

Además esto no es algo que lo digamos nosotros, las estadísticas demuestran como la intencionalidad de impago entre empresas es del 67%.

Es decir, por cada empresa que genera un impago un 67% de los deudores no paga porque no quería hacerlo desde el primer momento.

Es cierto que dentro de este tipo de deudores hay que diferenciar entre los deudores profesionales y los que están atravesando por un momento de crisis real , ahora, para nosotros como empresa de recobro son iguales.

Aunque uno de ellos es verdad que no paga porque no puede hacerlo aun así contrata el servicio /producto sabiendo que no va a poder pagarlo.

En el recobro judicial por el contrario aquí no se depende del deudor sino que se actúa directamente sobre la deuda embargando tanto a la empresa como a los que se les pueda derivar la deuda.

Así al menos actuamos nosotros en Grupo Recobro.

Nuestros abogados saben perfectamente como reclamar deudas por la vía del recobro judicial de manera que no solo se reclame a la empresa deudora la cual muchas veces es insolvente sino también a sus administradores y gerentes.

Si por lo que fuera esto no diera resultado siempre el acreedor podría luego derivar la gestión al recobro extrajudicial sin problema alguno dentro de nuestra propia empresa si necesidad de tener que contratar con ninguna otra empresa de recobro.

Como veras esto es una ventaja importante en el recobro de deudas.

En cuanto a que opción es mejor para contratar nuestra recomendación es que en primer lugar solicites asesoramiento a nuestros agentes los cuales sin problema alguno te darán su opinión.

Cobro impagados y Cobro Morosos

Deja un comentario