Pagares impagados Vs Facturas impagadas

Como empresa de recobro dedicada al cobro de impagados hoy en Grupo Recobro vamos a explicar algunas de las diferencias desde nuestro punto de vista entre gestionar pagares impagados a tener que hacer lo mismo pero con  facturas impagadas. Porque aunque es verdad ambos son dos tipos de deudas que se pueden reclamar legalmente tanto por la vía del recobro extrajudicial como por la del recobro judicial tenemos que decir que hay una opción mejor que la otra.

Ahora bien, no siempre es posible y además esta mejora solo se ve en el recobro judicial porque en el extrajudicial ambas deudas son igual de cobrables dependiendo todo del tipo de deudor que te haya dejado la deuda a deber.

En el recobro extrajudicial que la deuda este instrumentada a través de un pagare o una factura no genera ninguna diferencia, ambas deudas serán cobradas de la misma forma. Aquí la forma no depende del tipo de deuda sino del deudor que tengamos en frente. No es lo mismo cobrar una deuda a un deudor fortuito que a lo mejor no puede pagar en este momento por encontrarse en alguna situación financiera delicada que por ejemplo a un moroso profesional el cual suele contar con medios suficientes para pagar, el problema está en que no quiere hacerlo.

Por otro lado es en el recobro judicial donde si podemos ver estas diferencias según si es un pagare o una factura lo que se pretende reclamar. En ese sentido siempre será más fácil y sobre todo, rápido, cobrar una deuda de un cliente el cual se hizo con pagare que no solo con factura.

En la reclamación de deudas siempre es más fácil cobrar pagares ya que estos tienen una mayor fuerza ejecutiva que la factura y por tanto el cobro se podrá producir de manera rápida.

Esto es algo que en las facturas en cambio no pasa, y claro, teniendo en cuenta que la rapidez es muy importante sobre todo cuando se quieren cobrar deudas es evidente que al ser facturas impagadas lo que reclamamos y no pagares perderíamos un tiempo importante.

Otra de las ventajas de reclamar pagares impagados y no facturas es el hecho de que estos primeros permiten aumentar la deuda que se reclama en torno a un 30%.

Es decir, si por ejemplo estas reclamando un impago por valor de 10 000€ cuando es un pagare lo que estas llevando puedes aumentar la deuda en unos 3000€ más por los gastos ocasionados (abogado, procurador…).

Entre otras razones por eso nosotros en Grupo Recobro solemos decir que en el recobro judicial podemos trabajar gratis porque nosotros no cobramos del principal de la deuda sino que al aumentar ese porcentaje en un 30% es lo que cobraríamos en caso de cobrar la totalidad del importe (siempre y cuando también se cobre ese 30%, en caso contrario se cobra sobre lo recuperado)

Cuando son facturas impagadas en cambio lo que se reclama esto no puede hacerse y por tanto al final le cuesta más al acreedor iniciar la reclamación de la deuda.          

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario