Plazos aceptados en el recobro amistoso

Cuando una empresa de recobro comienza en el cobro de impagados a pesar de que el acreedor le hubiera contratado para llevar el tema por la vía del recobro extrajudicial es habitual que dicha empresa deje un plazo para el recobro amistoso con el objetivo de evitar cualquier molestia que se pudiera producir en el deudor fortuito. Es la única razón por la cual toda empresa de recobro seria primero actúa por la vía amistosa, por si el deudor al que se le reclama la deuda es un deudor fortuito.

Sabemos que desde el punto de vista del acreedor todos los deudores son morosos profesionales…ahora bien, esto no funciona así. Hay deudores que no son intencionales y por tanto nosotros desde nuestra empresa de recobro consideramos mejor primero realizar un par de visitas antes de decidir qué tipo de deudor es.

Porque evidentemente si ya de primeras nuestro gestor de cobros nos dice que el deudor se niega a pagar porque no quiere hacerlo está claro que la vía del recobro amistoso no durara nada.

¿Qué plazo suele dar la empresa de recobro en la vía amistosa?

Pues por regla general puede llegar hasta un mes aunque normalmente en un par de semanas la empresa de cobros ya exige saber si hay acuerdo de pago o si por el contrario todo son excusas por parte del deudor. Tenéis que tener en cuenta que la empresa de recobro tiene mucha experiencia en el cobro de impagados con lo que al final se conoce todas las excusas usadas habitualmente por parte del deudor. Es por ello que el plazo aquí permitido no es excesivo porque sino en caso contrario puede pasar que la empresa deudora lo que haga sea dar largas con el objetivo de alargar el proceso.

De hecho es bastante habitual que el deudor con el objetivo de no pagar sus deudas utilice esta fórmula para no pagar sus deudas.

¿Qué hacemos en estos situaciones desde Grupo recobro?

Pues muy fácil, le advertimos que sin acuerdo pasamos al recobro extrajudicial para en caso de que al final no se produzca acuerdo de pago pasar ya todo el expediente al recobro presencial.

Y claro, cuando la empresa ya empieza en esta fase no hay mucho más que negociar con el deudor, solo el pago de la deuda.

Si por el contrario tu como acreedor ya sabes que este deudor no va a querer pagar su deuda porque así ya te lo ha dicho es aconsejable informes de esto a la empresa de cobros para que directamente pueda empezar con el recobro extrajudicial dejando la vía amistosa a un lado.

No tiene sentido perder tiempo en una vía que se sabe no va a dar resultado.

¿Por qué solemos aconsejar primero actuar amistosamente?

Pues porque en muchos casos el deudor si está dispuesto a pagar la deuda y el hacerle una vista con coche rotulado o gestores uniformados puede hacer variar esta voluntad. Nosotros confiamos en la buena fe de las personas cuando nos dicen que van a  pagar, ahora, lo que es seguro es que hay un plazo límite para ver esa voluntad de pago..

Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario