Quitas en el pago de deudas

Una de las cuestiones que a veces los acreedores tiene que aceptar es el hecho de tener que aceptar quitas en la deuda para poder cobrar la misma. Esto es importante hacerlo mención ahora ya que por lo menos en el cobro extrajudicial muchas de las deudas son saldadas bajo esta forma.

Cuando hablamos de quitas en la deuda lo que queremos decir es que hay que plantear “rebajas” o una reducción en la cantidad reclamada para que el acreedor de esa manera quiera pagar la deuda. No es un método empleado solo entre deudas de empresas ya que los primeros que empezaron a poner esta forma de negociación en práctica fueron las financieras.

Para ello pondremos un ejemplo claro:

Andrés tiene una deuda con una financiera de 5000€, sin embargo pasados 3 tres meses desde el impago la deuda que le reclama la financiera asciende a unos 7000€ debido a intereses de demora, comisiones por impago…Legalmente, la financiera puede reclamarle esos 7000€ (incluso más si la deuda sigue subiendo) ya sea por la vía judicial o por la extrajudicial, sin embargo, la financiera suele buscar el cobro primero por la vía amistosa. ¿Cómo?

Pues seguramente ofrezca a Andrés alguna quita sobre estos 7000€, de esa manera tendrá se supone mayor voluntad en el pago.

¿Qué pasa si por otro lado el deudor no le interesa ni quita ni nada?

Casi con toda seguridad lo que pasa es que el deudor no tiene ninguna voluntad de pagar la deuda con lo que directamente se elimina la posibilidad de quita y se reclama la totalidad de la deuda ya sea por la vía judicial o por la extrajudicial.

Es evidente que a nadie gusta tener que hacer una quita por la deuda que un deudor ha asumido con su empresa, sin embargo, a veces es necesario aceptar que hay que hacerlo si queremos cobrar la deuda.

Entonces algunos diréis, pues para eso porque voy a contratar una empresa de recobro para hacer esa gestión si yo mismo puedo ofrecer lo mismo al deudor?

Es cierto que por poder puedes hacerlo, sin embargo, tenemos comprobado que la eficacia de actuar con una empresa de recobro no es la misma que si actuamos como acreedores. Es decir, a lo mejor tu como acreedor propones la quita al deudor y este no te la acepte mientras que con nosotros la respuesta sea sí.

No solamente eso, nosotros al conocer el tipo de deudor pues tenemos que negociar con el sabremos más o menos como tenemos que plantear la operación ya que no es lo mismo la quita que se le ofrece a una persona que vemos no va a poder pagar que a un deudor completamente solvente, que no paga la deuda no porque no pueda sino porque no quiere.

No solo esto, ya que aparte de las ventajas de contar con nuestros expertos que se encargarían de negociar con el deudor directamente también cuentas con la posibilidad de financiera para poder eliminar las deudas de tus clientes.

Cobro Morosos y Cobro Impagados