Si el deudor es insolvente olvida el cobro judicial.

Si te enfrentas a un deudor insolvente sea del tipo que sea, fortuito, ocasional o moroso profesional te vamos a dar un buen consejo, olvida el recobro judicial.

Olvídalo porque nuca vas a conseguir el recobro de deudas por la vía del cobro judicial cuando estamos hablando de un deudor insolvente. Las cosas son así de simples, en el recobro no puedes permitir hacer gestiones erróneas pues con ello estarás perdiendo un tiempo muy importante, tiempo que podrías estar dedicando a asuntos que si permitan el cobro de la deuda.

En ese sentido nuestra recomendación es clara, si tu deudor es insolvente céntrate en el recobro extrajudicial y deja el resto de opciones para otros clientes.

Sé que el recobro judicial puede resultarte interesante en muchos casos pues a través de esta vía son muchas las deudas que se acaban cobrando pero piensa por un momento una cosa, en este caso estamos hablando de deudores a los que no se les puede cobrar nada.

Y si no les puedes cobrar ahora excepto si luego tienen una nomina será prácticamente imposible que les acabes cobrando.

Además, las deudas también prescriben con lo que es evidente que intentar cobrar por la vía judicial seria más bien un acto de fe que no un acto lógico.

Tienes que tener en cuenta también que el cobro judicial de deudas tiene coste por lo que pensar que te va a salir gratis la reclamación de la deuda es otro error frecuente.

¿Por qué el recobro extrajudicial si puede ser una opción con los deudores insolventes?

Depende también del tipo de deudor pues si de verdad es un deudor insolvente en el sentido de que no tiene nada a su nombre, los ingresos que tiene son pequeños o nulos estando por tanto en una situación precaria es evidente que al final toda reclamación acabara en nada.

No en todos los casos se puede aplicar el recobro extrajudicial de deudas, y cuando de lo que hablamos es de unas personas sin recursos realmente intentarlo es también perder tiempo.

Básicamente porque da igual si puede o no pagar, el deudor que no tiene recursos realmente será un deudor que en ningún momento se podrá plantear el pagar sus deudas.

Son los llamados como deudores fortuitos siendo además detectados normalmente con facilidad por las empresas de recobro.

Justo en el otro lado nos encontramos con todos aquellos deudores considerados como profesionales que aun siendo insolventes lo son solamente sobre el papel pues en la práctica de insolventes tienen poco

Suelen ser personas con poder adquisitivo que lo que hacen es aprovecharse de la situación de insolvencia para acumular deudas sabiendo que ningún acreedor podrá reclamarles nada, al menos judicialmente.

Pues la pesadilla del deudor intencional es la del recobro extrajudicial de deudas al ser indiferente lo que dice un juzgado (insolvencia) siendo lo verdaderamente importante su situación financiera real.

Es en estos casos donde las empresas de recobro a través del recobro extrajudicial de deudas tienen más que demostrada su eficacia.

Cobro Morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario