Uso de los registros de morosidad por los acreedores

Una gestión habitual llevada a cabo por los acreedores que tienen deudas impagadas es la de incluir a sus deudores en los llamados como registros de morosidad.

En Grupo Recobro conocemos bien esto ya que los registros de morosidad son uno de los medios usados normalmente por las empresas para saber si sus clientes son o no solventes.

Aunque no compartimos esta forma de pensar más todavía cuando muchas de las deudas que aparecen en el asnef no son debido a que el deudor no pueda pagar la deuda sino porque no quiere.

Hay deudas que se originan por error, empresas acreedoras que reclaman el pago de facturas a sus clientes sin estar esto justificado.

El ejemplo habitual en estos casos es el de las empresas de telecomunicaciones las cuales reclaman facturas a sus clientes por servicios no prestados.

Muchos de los que actualmente están en asnef se deben a esto, al intento por parte de estas empresas de cobrar servicios por trabajos no realizados y al negarse a pagar los clientes incluirlos en listados de morosidad.

Una cosa son los impagos como pueden ser estos en donde no se paga porque el cliente cree que no debe de hacerlo y otra cosa diferente son todos aquellos impagos en donde el deudor no paga porque no puede hacerlo.

Se supone que los registros de morosidad se utilizan para analizar la solvencia de los clientes, sin embargo la realidad es que hay muchas personas y empresas incluidas en estos listados que son 100% solventes.

A pesar de esto los registros de morosidad siguen siendo usados tanto por empresas como por entidades financieras para determinar si les interesa o no hacer tratos con los clientes.

En la práctica lo que les suele suceder tanto a las empresas como a los particulares que están dentro en dichos listados es encontrarse con problemas a la hora de conseguir no solo financiación sino también credito comercial.

Estar en un registro de este tipo por ejemplo cuando vas a negociar con tu proveedor un plazo de pago no es la mejor de las situaciones.

Por todo esto se dice que los registros de morosidad son usados como una herramienta de presión hacia los deudores.

Lo que buscan los registros es entonces la marcha del negocio haciendo constar la deuda de manera que le sea complicado el día a día.

Y creerme cuando os digo que son muchas las situaciones en las que un negocio podría necesitar hacer uso de algún tipo de financiación, sino comercial financiera.

Al acreedor además no le es caro incluir a su deudor en uno de estos listados, a cambio consigue ejercer sobre el deudor una presión que le pueda llegar a provocar el querer pagar su deuda cuanto antes.

En los particulares por ejemplo suelen provocar el cambio de opinión cuando necesitan obtener un préstamo bancario.

Como el asnef les perjudica suelen al final tener que cancelar dicha deuda en el registro aunque solo sea para tener acceso a la financiación bancaria.

Esa es la utilidad de los registros de morosidad para las empresas acreedoras, la parte negativa es que si a la empresa deudora no le afecta nada de esto difícilmente conseguirás con esto el que te quieran abonar la deuda.

Cobro impagados y cobro morosos

Deja un comentario