Vender una deuda, prácticamente imposible salvo casos concretos

A pesar de que el mercado ofrece la posibilidad de acudir al mercado de la compraventa de deuda no podemos negar el hecho de que vender una deuda es realmente complicado.

Y esto te lo decimos como empresa que gestiona y ofrece la venta de deuda en España.

Lo que hemos podido comprobar a lo largo de los años es que la compraventa de deuda solo funciona de dos maneras.

El resto saldrán siempre denegadas siendo por cierto prácticamente todas las solicitudes que realizan los clientes.

Para entender esto lo primero es saber qué tipo de deudas se suelen vender.

En la práctica el mercado solo acepta dos tipos de deudas:

  • Deudas financieras por préstamos impagados: Es lo que vemos en el sector financiero y siendo por cierto lo habitual cuando hablamos de vender deuda.

Las financieras dedicadas a la firma de créditos son las primeras que llevan vendiendo deudas desde hace años.

Eso sí, no las venden con las condiciones que ellos quisieran ni mucho menos.

La mayoría de las veces las empresas de compraventa que adquieren estas deudas lo hacen con quitas de más del 90% en casi todos los casos.

Lo que hacen estas empresas de compraventa de deuda es comprar grandes paquetes de deuda financiera a bancos y demás por cientos o miles de millones.

Es así como consiguen esas quitas siendo eso clave para la rentabilidad del negocio.

En ningún caso adquieren las deudas con quitas pequeñas o directamente por su precio de venta, eso es lo que quisieran los acreedores….

Por eso al final la venta de deudas financieras solo las vemos una vez están se encuentran impagadas desde hace años.

Cuando la financiera comprueba cómo no va a poder recuperar su capital por si misma lo que hace es vender la deuda junto con el resto que tiene.

  • Deudas comerciales las cuales se encuentran avaladas con garantías reales como inmuebles, vehículos: No sirven otro tipo de “garantías “ o avales siendo indiferente la solvencia de los clientes.

Es indiferente porque aquí nos encontramos todas las semanas con personas que dicen querer vender su deuda diciendo que su deudor es muy solvente. ¡Como si eso fuera una garantía!

Para que estas deudas sean aceptadas en la venta la deuda tiene que estar avalada directamente con un bien, no vale con que el deudor tenga propiedades a su nombre…

La deuda tiene que estar hipotecando, cargando un bien inmueble, vehículo…

Si no es el caso la deuda en ningún caso será considerada como buena y por tanto en ningún momento será gestionada…

Por todo eso es que en Grupo Recobro decimos que la compraventa de deuda de fácil tiene poco o nada.

Lo decimos porque quien acude a ella prácticamente siempre no tiene este tipo de deudas.

Es más, los acreedores cuando tienen una deuda avalada en la mayoría de casos nos dicen “para eso cobro yo la deuda ya que se encuentra avalada”.

Esto lo que nos lleva a pensar es que quien acude a la compraventa de deuda lo hace para recuperar parte de su capital (aunque sea mínimo) y no para conseguir un cobro rápido que es para lo que está hecho.

Sino no se explica cómo no hay nadie con deudas avaladas y con bienes validos que acudan al mercado.

Y cuando alguien acude con una deuda avalada lo hace porque igualmente se quedaría sin cobrar.

Ejemplo, inmueble con un valor de 100 000€, una hipoteca de 80 000€ y una deuda comercial de 10 000€ que es la que quiere vender el cliente.

Por mucho que haya un bien inmueble “avalando” ¿Quién va a comprar esa deuda si el inmueble tiene una hipoteca de 80 000€ sobre un valor de 100 000€?

Nadie, así de simple.

Deja un comentario