¿Y si el acreedor contrata una deuda falsa en el cobro de impagados?

En ocasiones pasa que en el cobro de impagados el acreedor contrata una deuda que no se ajusta a la realidad ocasionando pérdidas por el trabajo realizado a la empresa de recobro. Ya sabemos que no es lo normal y de hecho no solemos hablar sobre esto pues no se da con frecuencia aunque nos gustaría hacer un recordatorio sobre las consecuencias de esto.

¿Qué es lo que se hace en estos casos desde la empresa de recobro?

Lo primero de todo es que depende de varios factores. Si por ejemplo el acreedor ha contratado el recobro de deudas con iniciales ,es decir, ha pagado dinero antes de iniciar el proceso de reclamación simplemente se cierra el expediente y punto.

Sin embargo, la problemática de estas situaciones suele suceder cuando la empresa de recobros ha sido contratada 100% a comisión en donde el acreedor no ha pagado ningún dinero por el trabajo que esta va a realizar.

Aquí si surgen problemas ya que la empresa de recobros al no haber cobrado nada pero en cambio al haber realizado un trabajo determinado querrá cobrar.

De hecho, legalmente puede cobrar los honorarios pactados como si la deuda se hubiera cobrado en su totalidad.

Las cosas como son.

En nuestros contratos por ejemplo se incluye esta clausula por la cual si un acreedor contrata una deuda falsa con nosotros y luego se descubre la falsedad de la misma nosotros como empresa de cobros le podremos reclamar los honorarios pactados como si se hubiera cobrado la deuda.

Esto lo que significa es que no solo el acreedor no cobrara su supuesta deuda( si la deuda no existe no puede ser cobrada) sino que encima tendrá que pagar los honorarios por el trabajo realizado.

Eso al menos dice la  teoría porque en la práctica se suele llevar el asunto de diferentes maneras.

Una deuda falsa para que nos entendamos puede ser perfectamente una deuda antigua que en su día fue cobrada pero al acreedor no se acuerda (de ahí el error) por tanto no hay un intento real de engaño por parte del acreedor.

Esto hace que seamos más flexibles pudiendo llegar a un acuerdo con el acreedor por el pago de cierto porcentaje de lo que legalmente podríamos cobrar o bien, la entrega de mas deudas que con el cobro pueda compensar el trabajo realizado.

Pongamos un ejemplo:

Pablo nos ha contratado una deuda de 10 000€ que resulta estaba cobrada. Habíamos pactado con el unos honorarios del 40% sobre lo recuperado, 4000€. Al ver que la deuda era falsa/no existe en la actualidad nosotros podemos legalmente reclamar los 4000€ a Pablo.

Sin embargo, al querer alcanzar un acuerdo con nuestro cliente dejamos finiquitada la deuda en 1000€ por no haber intención de engaño.

Otra posibilidad es que Pablo nos entregue deuda para cobrar y que con su cobro podamos recuperar esos 4000€ que se nos debían.

Lo que sí es evidente es que tiene que haber una compensación por algún sitio por el trabajo realizado, en caso contrario metemos un monitorio reclamando los 4000€ o directamente pasamos al recobro extrajudicial.

 Cobro morosos y Cobro Impagados

Deja un comentario