¿Y si la empresa deudora se vende a un tercero?

Esta es una pregunta que aunque no muchos acreedores se hacen es algo que tendrían que tener en cuenta pues el deudor si vende su empresa las cosas cambia para él.

Cambian porque el propietario y por tanto los responsables de la sociedad cambian siendo también otras personas las encargadas de realizar el pago de la deuda.

Que es justo lo que sucede tras una compraventa, cuando se vende una empresa el nuevo propietario adquiere los derechos pero también las obligaciones de la empresa adquirida con lo que será el a través de la empresa comprada quien estará obligado al pago de las deudas.

Por supuesto no es que la persona propietaria se responsabilice de las deudas pues al fin y al cabo las deudas son de la empresa no de él personalmente, ahora bien es cierto que como nuevo gestor será él quien se tenga que encargar de llevar a cabo los cobros y pagos.

Que por cierto nada ha cambiado en comparación con antes, aun cuando no se había producido la compraventa el gestor no era responsable en sí de las deudas pues la deuda la tenía la sociedad, otra cosa es que fuera él quien se tendría que encargar de gestionar los pagos a sus deudores como es lógico.

Una empresa por sí sola no puede funcionar, necesita de gerentes y por tanto siempre son estos los que se encargan de realizar dichas gestiones.

¿Consecuencias de la venta de empresa con deudas?

La propiedad de la empresa cambia de persona y por tanto como es lógico cualquier reclamación hacia al antiguo propietario no tendrá sentido al ser otros los gestores a partir de ese momento.

De nada te sirve de hecho seguir reclamando al antiguo propietario pues este ya no tendrá control sobre su sociedad y por tanto es seguro que no te pagara ninguna deuda.

Otra cosa sería si tú la deuda la tienes con él personalmente.

Es decir, si en lugar de ser la sociedad la deuda es suya de manera personal porque ha firmado como persona física entonces si podrás seguir reclamando contra él, por el contrario si es la sociedad la empresa deudora es evidente que tendrás que reclamar la deuda contra la sociedad.

Esto lo que significa es que si eres acreedor y en su día no realizaste ninguna reclamación de deuda luego que no te sorprenda el hecho de que al venderse la empresa ya no puedas hacer nada contra el anterior propietario.

Por esa razón nosotros en Grupo Recobro solemos recomendar a los acreedores el reclamar la deuda nada más se produce de manera que no tengamos que meternos en temas de compraventa societaria siendo por tanto más difícil reclamar la deuda.

Desde el punto de vista del deudor hay muchas razones para realizar la venta de empresa con deudas aunque todo depende de la situación del negocio.

Si la empresa que vende esta activa y en funcionamiento por ejemplo es posible que encontrar comprador sea sencillo, por el contrario si está cerrada y además solo tiene deudas el tipo de venta cambia por completo.

En un porcentaje alto de las veces quien vende una empresa con deudas lo hace para intentar evitar responsabilidades a nivel mercantil de ahí que prefieran hacerlo antes que la situación del negocio sea crítica…

Venta empresa con deudas  

Deja un comentario